ahomecaffe0000.jpg

LA RECOLLECCIÓN

Luigi Lavazza, hace más de cien años, creó el concepto de blend, un elemento en el cual la cultura del café halla su máxima expresión. Imprescindibles para obtener una bebida de calidad, los mejores blends nacen de la unión de diferentes variedades de café, incluso cinco o seis a la vez.
Por ejemplo, los que se componen sólo de Arábica son más dulces y fragantes, mientras que los formados por Arábica y Robusta poseen más cuerpo y un sabor fuerte. Hoy, gracias a la actividad de investigación y desarrollo realizada por Lavazza, la empresa consigue garantizar calidad y sabor constantes en cada uno de sus cafés, modulando las características organolépticas tanto en los blends 100% Arábica como en los que combinan Arábica y Robusta.

Una molida cuidadosa
El grado de molido cambia la resistencia del café al paso del agua, afectando a la velocidad de extracción y por lo tanto a las características organolépticas de la bebida en la taza, cualquiera que sea la modalidad de preparación.
Con respecto al producto en grano, es el camarero quien realiza la molienda; con respecto al café en polvo, esta tarea le corresponde a Lavazza.

Almacenamiento y envasado
También en este caso la experiencia y el esfuerzo hacia la excelencia han llevado a Lavazza a elaborar técnicas específicas. Para evitar que el café molido se deteriore al entrar en contacto con el aire, antes del envasado, el producto es almacenado en un espacio con atmósfera controlada. De esta forma se garantiza la total dispersión del anhídrido carbónico en muy poco tiempo, sin alterar las fragancias.